El dragón de Shanghai

images (1)El séptimo título de la serie protagonizada por el inspector Chen nos introduce en los problemas más actuales de China, en este caso, Qui Xiaolong nos habla de la corrupción en El dragón de Shangai.

Sinopsis

En la brigada de casos especiales de Shanghai están todos estupefactos: con la excusa de ascenderlo a un cargo burocrático, han alejado al inspector jefe Chen de los expedientes más delicados. Tras comprobar que intentan atraerlo hacia una trampa, Chen decide alejarse de Shanghai, aunque ello no impedirá que atienda a la petición de auxilio de una hermosa y melancólica joven. Chen se inmiscuye en un caso decididamente plagado de minas, mientras investiga a quienes le persiguen hasta el punto de haber puesto precio a su vida. El ahora ex inspector se enfrenta a la investigación más peligrosa de su carrera, precisamente cuando un ambicioso alto cargo y su esposa encarnan una renovación comunista. Y es que mientras los cantos revolucionarios todavía resuenan en las mentes de todos, y pese a la propaganda que habla de transparencia y modernización, la ambición y la corrupción campan a sus anchas en la China actual.

Opinión

No sé por qué razón la forma de narrar de los autores asiáticos me parece tan distinta de otros tipos de escritura. Quizás la traducción influye demasiado en la narración después de pasar por el filtro o simplemente escriben de otra manera, pero me llama la atención porque son más fríos que las personas de otras partes del mundo. En el caso de Banana Yoshimoto con su libro El lago lo noté aunque fuese una novela corta de sentimientos, aunque en El dragón de Shanghai sobresale más esa especie de apatía por estar clasificado dentro del género negro o policíaco.

El tema de la corrupción está a la orden del día, aunque esta vez esté localizado en China. Este libro habla de los grandes problemas que existieron después de la Revolución cultural y tras la muerte de Mao desde la misma perspectiva interna, contando con la visión de un ex inspector de policía. Es increíble cómo se podía manejar la información incluso los medios de comunicación para manipular a la sociedad, pues se trataba de una sociedad perfecta a los ojos del mundo pero estaba en decadencia y los altos cargos eran conscientes de ello.

Por supuesto, esto se trataba de silenciar de todas las maneras posibles, con cambios en los cargos como el que sufre nuestro protagonista, violación de la intimidad con acciones como colocar cámaras y micrófonos en el interior de las casas sospechosas de alguna trama y asesinatos en último término. También atentaban contra uno de los valores más importantes para esta sociedad: el honor. Si un hombre era sorprendido rodeado de mujeres en un club, la foto que llegara a los medios y a internet acabaría con su carrera profesional en ese mismo momento, y por ello se creaban trampas para dejar a un lado a la persona que molesta el Partido.

No todo gira alrededor de la trama tan misteriosa que nos lleva por noticias tan conocidas como la muerte de miles de cerdos en 2013, Chen nos da alguna que otra pincelada de su cultura y sus costumbres típicas de allí como la gastronomía. El gran logro del autor es conseguir introducir la literatura en una novela de este género, así es cómo nos encontramos versos de distintas dinastías entre las páginas de este libro.

No obstante, pese al gran tema que tiene como principal y la cultura china como añadido que podría enriquecer el texto, no lo consigue. La forma de  narrar, mencionada antes, se vuelve muy pesada a ratos y no consigue enganchar al lector como debería hacer un libro de esta índole, lo que hace que se pierda o se le olviden datos que acaba mezclando con otros y no sepa la pregunta esencial al finalizar la obra: ¿por qué todo ese jaleo de repente? Tampoco se llega a conocer realmente a los personajes y menos aún al protagonista, lo que es desconcertante porque puede ser un inspector de policía muy eficaz pero también es una persona humana con sus fallos y sus manías.

Haciendo justicia a este libro, creo que, a pesar de que no llega al mínimo, es mu y interesante por el contexto sobre el que está situado la historia, en una China silenciada, falsamente sonriente y llena de corrupción.

Todos interpretamos nuestro pasado como mejor nos parece, y recordamos nuestra historia personal a través de la perspectiva que hayamos elegido

Anuncios