A sangre fría

a-sangre-fria-tuman-capoteUn clásico entre los clásicos del periodismo y que todo aspirante a esta profesión debería leer, no solo por la increíble historia que nos cuenta, también por la manera que Truman Capote nos la cuenta dando lugar a una mezcla entre el reportaje y la literatura con A sangre fría.

Sinopsis

Kansas, 1959. Un día, los Clutter aparecen salvajemente asesinados en su propia casa. Aparentemente, no existen motivos: la familia no tenía enemigos, el robo no justifica el crimen. Las pistas apuntan a la nada y la policía no sabe por dónde empezar. Pero, aunque la investigación se prevé compleja, pronto se descubrirá a los culpables: dos psicópatas ex-convictos, Dick Hickcock y Perry Smith, que dejarán entrever su personalidad traumatizada a través de todo el relato de los hechos.

Opinión

Esta obra magistral fue la que llevó a la fama a su autor Truman Capote y posteriormente, en 1967, inspiró la películadel mismo título dirigida por Richard Brooks, aunque este es un ejemplo más de que el libro merece más la pena por la narración. El género literario, novela de no ficción, se hará eco en todo el mundo con otros libros de igual importancia como Crónica de una muerte anunciada de Gabriel García Márquez o el actual Voces de Chernóbyl (aquí la reseña), de Svetlana Alexiévich.

El libro está redactado a modo de reportaje: describe las situaciones, los lugares, las personas y añade conversaciones reales con el periodista o con otros medios. Son tantos “mini-reportajes” que consiguen dar una imagen realista de los hechos desde todos los puntos posibles, incluso de los asesinos. Gracias a todas las entrevistas realizadas, logramos conocer hasta el mínimo detalle de los dos protagonistas, de sus víctimas y hasta del policía que llevaba el caso, quien consigue transmitir el nerviosismo por atrapar a los causantes del crimen. Asimismo, el físico de todos ellos están fielmente retratados, tanto que al acabar el libro es posible reconocer a Dich Hickcock y a Perry Smith en las fotos publicadas en internet o en cualquier libro donde aparezca el caso.

Al comienzo de la obra ocurre todo demasiado rápido: vemos cómo Dick y Perry se preparan para llevar a cabo su “gran plan”, la familia Clutter de cuatro miembros, cada uno diferente, siguen con su vida como un día normal hasta que por la noche, los dos hombres entran en la casa. A continuación, Capote nos expone la realidad vista por los vecinos, cómo la mejor amiga de la hija pequeña de los Clutter encuentra a su compañera muerta en la cama y la policía acude con rapidez y eficacia. Es aquí donde realmente empieza la historia, en el nudo. Porque a partir del suceso el lector comienza a descubrir la historia de los dos asesinos, sus problemas, la moral de cada uno, y también el asombro de los vecinos incapaces de creer el asesinato de una familia perfecta.

El verdadero interés se encuentra en la personalidad de Dick y Perry. Los dos, de forma sustancialmente distinta, sufren una infancia y adolescencia de lo más convulsa que marcará los años posteriores aunque ciertos detalles siempre los habían tenido. Tras numerosos delitos, se formará su amistad en la cárcel. Es muy interesante cómo va cambiando su forma de ver los hechos y en especial lo que piensan, puesto que son seres humanos pero con una mentalidad que les ha hecho matar a cuatro personas.

A sangre fría no está escrito para aquellos que esperen un final sorprendente, pues quien conozca el caso o lea la sinopsis sabrá el resultado del asesinato, es para aquellos que quieran conocer la historia real desde dentro, para quien quiera formar parte de un momento histórico, sin duda, de lo más escalofriante recogido por el periodista Truman Capote.

Y no es que le estuviera tomando el pelo. Yo  no quería hacerle daño a aquel hombre. A mí me parecía un señor muy bueno. Muy cortés. Lo pensé así hasta el  momento en que le corté el cuello

Anuncios