El asirio

el-asirioAsiria está en su mejor momento, en siglos antes del nacimiento de Cristo. Un imperio que vive entre el desierto está a punto de sufrir percances y todo por dos hermanos. Nicholas Guild se adentra en este mundo que no es otro que viejos tiempos en El asirio.

Sinopsis

Siglo VII a. C. Tiglath Assur y Asarhadón, hermanastros, excelentes amigos e hijos del rey de Asiria, comparten sueños y secretos, aunque saben que parten muy atrás en la línea de sucesión a la corona. Pero tras la designación del heredero al trono, una plaga de suicidios y asesinatos, que conduce a Asiria al borde de la guerra civil mientras tribus bárbaras invaden el país, les despeja el camino. Son tiempos terribles en los que se suceden traiciones y matanzas sangrientas, y muchos ven destrozados sus sueños. Según predicen los augurios, su prima, la encantadora princesa Asharhamat, se desposará con el nuevo rey. Las pasiones chocan con la política y los hermanos se enfrentan entre sí. Tras la caída de Babilonia se produce el auge de Nínive, y los dos hermanos se tendrán que plantear elegir entre la voluntad de los dioses y sus deseos, lo que cambiará el destino del imperio.

Opinión

Un profesor de Historia me dijo una vez que para disfrutar plenamente de una buena película histórica es imprescindible saber del tema, y creo que con los libros ocurre lo mismo. Además de poder aprender aspectos nuevos de la sociedad o de la Historia, el conocimiento nos permite acabar la lectura sabiendo que detrás de todo lo que hemos leído hay un gran trabajo de documentación. Este es el caso de El asirio.

Si bien es cierto que muchas reseñas critican la poca vida cotidiana que aparece entre sus páginas, no es del todo cierto. El protagonista, Tiglath Assur, cuenta en primera persona sus vivencias con todo detalle sin escatimar los que puede resultar escabroso en nuestro tiempo. Además, es necesario comprender la mentalidad de la época. El hombre que nos cuenta su historia es un soldado y como tal cuenta su realidad, su papel en la sociedad, que son las guerras, y cuando no está “guerreando” relata su otra parte quizás más escondida a los de su alrededor.

El personaje, de madre jonia (real en la Historia), se encuentra en el período en el que Asiria tiene un gran imperio y será mucho mayor durante su vida, además de contar con Babilonia bajo su poder. El rey Senaquerib es su padre y el de su hermanastro Asarhadón, y tendrá un papel fundamental desde el principio, aunque sin duda las dos personas que ayudan al avance de la trama son su hermano y su prima y amada Asharhamat. Los tres protagonizarán un triángulo amoroso de lo más horrible puesto que el mismo protagonista nos avisa en su infancia de saber su futura condena por el amor que siente hacia ella.

Así, mezcla su vida rodeado de armas con el amor y la compasión, porque Tiglath Assur es un hombre bueno a pesar de ser quien es. Dentro del relato aparece un aspecto muy interesante como es la religión. En esos años, la religión era un pilar imprescindible dentro de la sociedad; sin embargo, el protagonista no cree en los sacerdotes ni en sus ritos en contraposición a su hermano, un hombre que no piensa y que prefiere vivir a costa de los dioses y de su madre.

El asirio es un libro ideal para entender cómo cayó por primera vez Babilonia, para conocer Asiria desde los ojos de un guerrero honrado y muchas veces inocente, y para vivir un amor insufrible en una época como la que vivieron, además de la profunda documentación en la que se basa el autor para poder contar con ligereza tantos años llenos de datos, guerras y costumbres de los ciudadanos.

Los  hombres pueden triunfar aunque sea de rodillas

Anuncios