Cicatriz

La bQX6dm4Pelleza puede ocultar un gran secreto y las cicatrices suelen tener un pasado oscuro. ¿Estamos seguros de conocer realmente a la persona que comparte nuestra vida? De esto habla el último libro de Juan Gómez-Jurado, Cicatriz.

Sinopsis

Simon Sax podría ser un tipo afortunado. Es joven, listo y está punto de convertirse en multimillonario si vende su gran invento -un asombroso algoritmo- a una multinacional. Y, sin embargo, se siente solo. Su éxito contrasta con sus nulas habilidades sociales. Hasta que un día vence sus prejuicios y entra en una web de contactos donde se enamora perdidamente de Irina, con la inexperiencia y la pasión de un adolescente, a pesar de los miles de kilómetros que los separan. Pero ella, marcada con una enigmática cicatriz en la mejilla, arrastra un oscuro secreto.

Opinión

Una cicatriz siempre entraña secretos y evoca una historia, no tiene por qué ser extraña puesto que igual solo fue un pequeño accidente con la estantería, pero tendemos a imaginarnos una trama truculenta alrededor de esa línea. En el caso de este libro, optamos por la segunda opción y acertamos.

El protagonista, Simón Sax, no es el personaje que podríamos esperar como héroe. Se trata de un ingeniero informático que centra su vida en su trabajo y en su último invento, LISA, con grandes problemas para relacionarse y que pasa desapercibido a ojos de cualquiera. Por ello, Juan Gómez-Jurado escoge la primera persona para narrar los hechos y dar la voz que le falta en la realidad, lo que permite seguir la historia de una forma amena gracias a sus pensamientos.

Un día, decide dejar su fobia social a un lado y entra en una página de buscar esposas rusas, donde encontrará a su futura prometida: Irina. La mujer en cuestión es de las que dejan huella en la memoria con su melena rojiza y su cuerpo atlético, de armas tomar. Pero en medio de tanta belleza aparece una larga cicatriz que cruza su mejilla. Simón nunca le ha preguntado por ella, no sabe gran cosa de su vida, solo que su familia murió en un accidente de coche. Sin embargo, la falta de cariño hace estragos y confía plenamente en ella a pesar de lo que se desencadenará por esa línea.

El tiempo se para cuando se lee esta novela, desde el primer momento el estilo del autor nos atrapa y nos obliga a seguir entre sus páginas para saber qué ocurrirá después. Además, todo lo que aparece es de vital importancia, nada se deja al azar, incluso los detalles que podríamos clasificar como más tontos son los que en el futuro serán una parte clave.

Los libros de intriga siempre dejan un buen sabor de boca aunque algunas partes sean tan amargas que nos asfixiemos al ponernos en la piel del protagonista. Sin embargo, Cicatriz junta los elementos con maestría para que no despeguemos los ojos del libro hasta que se termina. Eso sí, cuando el lector acabe la última página, no volverá a mirar de la misma manera una cicatriz, aún menos si la marca la lleva su pareja.

Cuando caen las lluvias, se precipitan los torrentes y soplan los vientos que derrumban la mentira, entonces… nos buscamos otra

Anuncios