Se busca mujer perfecta

9788416195695No todos los personajes de cuarenta años pertenecen a novelas dirigidas a ese público, de hecho, puede resultar que la mujer sea más joven que muchas adolescentes. En Se busca mujer perfecta de Anne Berest vemos la vuelta a la juventud y el ansia por la aventura.

Sinopsis

Émilienne ronda los cuarenta años, es artista visual y fotógrafa, además de madre. Su último proyecto artístico consiste en fotografiar mujeres perfectas. Con este trabajo aspira a ganas un prestigioso concurso en Arlés. Comenzará retratando a su vecina Julie, que, a ojos de Émilienne, encarna el paradigma de la perfección. Sin embargo, la realidad pronto revelará que Julie no es tan perfecta como parece.

Así, Émilienne inicia un periplo fotográfico que la llevará a seguir a diversas mujeres por Francia e Italia, en el intento de atrapar con su cámara la perseguida “perfección femenina”. En su aventura fotográfica, la protagonista no solo se enfrentará a diferentes visiones y versiones de la mujer moderna, sino que también tendrá que hacer frente a un amor inesperado y huidizo con el que se topará en el camino…

Opinión

De vez en cuando se necesita un libro de este tipo, fresco, con el humor justo para sonreír e incluso soltar un par de carcajadas pero sin ser pesado en ningún momento. Además, se puede extraer un punto feminista que alegraría a más de una (y uno, pero primero debemos mimarnos entre nosotras).

La novela versa sobre Émilienne y su objetivo de ganar un concurso de fotografía. Gracias al homenaje del propio concurso, la fotógrafa tiene una idea y decide presentar una exposición de la mujer perfecta, pero que en el fondo tengan algún defecto. Para ello comienza con su vecina Julie, una mujer que lleva una vida totalmente ordenada, organizada y sin ningún problema puesto que ella nunca pierde. La llegada de un bebé destrozará su vida y dará la chispa que necesitaba la protagonista al principio.

A partir de aquí es donde empieza la verdadera historia. Como a primera vista no se acuerda de ninguna mujer que pueda servir para su concurso, Émilienne inventa la norma de preguntar a su última fotografiada si conoce alguna mujer perfecta. Esto le llevará a conocer féminas a cada cual más distinta y extraña que la anterior.

El libro se basa en las mujeres, incluso los capítulos llevan el nombre de la siguiente protagonista, y aparecen contados hombres como el ex marido de Émilienne o su hijio. Porque es un libro que alaba las virtudes y los defectos de las mujeres, son las páginas que apoyan la perfección de todas las maneras posibles. Así, la autora defiende que no tiene por qué ser un modelo fijo e inamovible, sino que cada persona tiene su esencia, su forma de ser, de vestir y su personalidad que la hacen perfecta.

Por supuesto, no podía faltar el amor. Aunque es un poco secundario, poco a poco irá cobrando importancia la figura de la eterna enamorada que vive de los recuerdos pasados de una noche, quizás un poco chocante en algunas partes pero que no llega a sobrecargar. Aún así, se trata de un amor natural como la vida misma que puede ocurrir a cualquiera.

Otro punto a favor es el estilo, ameno, cargado de humor e irónico, es la voz de una persona normal que de repente se ve inmersa en una aventura por un concurso de fotografía, que ella misma ve lo absurdo de esas dos semanas pero que tampoco se echa atrás. Sin duda lo mejor son los diálogos y las escenas surrealistas.

Se busca mujer perfecta es un canto a la libertad de un canon de perfección, es la voz de muchas mujeres que se verán reflejadas en este libro y que dejarán los prejuicios de los defectos a un lado para vivir plenamente.

-Querida -me decía Belinda-, tu amor es grotesco.

-Y tu obstinación, un sisnentido -añadía Jacky.

-Pero hay que creer en la belleza, en la virtud del ridículo -me animaba Nana.

-Porque la gente de buen gusto es un aburrimiento mortal y contagioso -concluyó Cobra.

Anuncios