Hombres desnudos

Hombres desnudos portadaUna mala circunstancia o incluso el destino, como dirían algunos, nos hace replantearnos nuestra vida desde el principio hasta el cataclismo, con efectos increíbles. Alicia Giménez Bartlett nos habla de este cambio en Hombres desnudos.

Sinopsis

Nadie puede imaginar hasta qué punto los tiempos convulsos son capaces de convertirnos en quienes ni siquiera imaginamos que podríamos llegar a ser. Hombres desnudos es una novela sobre el presente que estamos viviendo, donde hombres treintañeros pierden su trabajo y pueden acabar haciendo estriptis en un club, y donde cada vez más mujeres priman su carrera profesional sobre cualquier compromiso sentimental o familiar. En esta historia, esos hombres y esas mujeres entran en contacto y en colisión, y lo harán con unas consecuencias imprevisibles.

Opinión

Nunca le damos la suficiente importancia a la rutina que seguimos cada día, las pequeñas manías que afianzamos con el tiempo, los horarios e incluso la repetición de las quejas sobre el trabajo. Pero lo cierto es que el mundo se nos viene abajo cuando esos detalles se rompen por algún cambio. Y ahí es donde entra la narración de Alicia Giménez Bartlett.

La autora escoge dos personajes y cambia sus vidas con dos problemas actuales: un hombre pierde su trabajo y una mujer se divorcia por los cuernos de su marido, dos hechos que vemos en los periódicos y a nuestro alrededor un día sí y otro también. A partir de ahí desarrolla cómo cambia su ritmo, su tiempo, su interior y sus valores; de repente todo da una vuelta de tuerca y se sitúa en un plano que ninguno de los dos podría haber previsto antes del cataclismo.

Así, Javier comienza a angustiarse, no deja de discutir con su novia y echa de menos su trabajo como profesor de literatura, pero la necesidad y el ansia de verse en el ámbito laboral de nuevo le hacen recorrer un camino moral que su pareja no entiende y que el resto tampoco aceptarían: comienza a bailar en un club de estriptis (habría que preguntarnos a nosotros mismos si aceptaríamos ese cauce). La segunda es Irene, una mujer millonaria fría, sin sentimientos y completamente centrada en su trabajo, la empresa heredada de su padre. Le molesta su separación porque no es un divorcio corriente, ella es considerada como débil para sus amigos y conocidos y no soporta esa idea, por eso se junta a Genoveva, una ricachona de cincuenta años que vive la vida como si tuviese veinte, independiente y sin amigos por saltarse las normas sociales establecidas. Su nueva compañera le enseñará el otro lado de vivir que le falta a Irene y la mujer simple se empieza a interesar por actividades que ni se le pasaban por la cabeza cuando estaba casada.

La novela está escrita en primera persona sin capítulos, hay separaciones entre los relatos referidos a Javier y los que hablan de Irene pero en ningún momento se especifica quién habla. Aunque este estilo podría presentar un problema a la hora de leer, se reconoce en el momento a la persona porque además de los protagonistas también intervienen algunos secundarios con párrafos sueltos por en medio. Además, cada persona habla de una manera distinta: Javier es más sentimental, Irene es fría como un témpano y seca, el amigo del primero tiene un habla coloquial de calle y Genoveva también tiene sus propias meditaciones interiores. Es la mejor manera para saber qué piensa cada uno de ellos en cada momento sin romper la narración.

El conjunto de los elementos, el estilo, la creciente intensidad de la tensión y del caos que vemos desde fuera sin que los personajes se den cuenta, el sufrimiento, los sentimientos y sobre todo la psicología de los participantes de esta historia crean una atmósfera que se va hilando poco a poco con cada detalle hasta un final apoteósico. Y qué decir de la trama en sí, es tan real que puede estar pasando en el mismo edificio donde vivimos y no sabemos nada. Como puntada, el título resulta algo revelador por el nuevo trabajo de Javier, pero tiene un significado más truculento en el interior del libro.

Hombres desnudos es un excelente estudio sobre cómo los seres humanos somos capaces de transformarnos por cambiar una mínima pieza de nuestro puzzle que es la vida.

La vida da muchas vueltas y hoy desgranamos doctamente la prosa de Jovellanos, mientras que mañana quizá nos veamos obligados a contornearnos frente a las masas de mujeres liberadas y dispuestas a una sana diversión

Anuncios