Lo que sé de los hombrecillos

9788432212963Desde que nacemos, tenemos un ángel y un demonio a cada lado que nos guían hacia acciones buenas o situaciones escandalosas. Pero ¿y si esos acompañantes se convirtiesen en hombrecillos hechos de nuestra propia carne? Juan José Millás nos cuenta su divertida experiencia en Lo que sé de los hombrecillos.

Sinopsis

La rutina diaria de un profesor universitario se ve perturbada por la irrupción de perfectas réplicas humanas en miniatura que se mueven con soltura por el mundo de los hombres. Un día, uno de estos hombrecillos, creado a imagen y semejanza del catedrático, establece una conexión especial con él y convierte en realidad sus deseos más inconfesables. En este libro, el académico narra el último de estos encuentros secretos, que resulta también el más intenso y peligroso, pues además de averiguar dónde viven, qué costumbres tienen y cómo se reproducen estos hombrecillos, interviene en su pequeño mundo mientras la vida sin inhibiciones convierte el suyo en una verdadera pesadilla. Piénsalo por un segundo: ¿soportarías ver cumplidos todos tus deseos?

Opinión

Vivimos rodeados de responsabilidades, de tareas que se repiten una y otra vez, por eso no es raro que un día pensemos en abandonar el mundo diario y seguir a nuestros deseos. Desde la Grecia Antigua se persigue el hedonismo y la búsqueda del placer por encima de todo y cada día se nos presenta una razón para seguir esta doctrina filosófica aunque acabemos por desecharla. Sin embargo, la fantasía es capaz de explicarnos el hipotético caso de seguir esas ideas y eso es lo que hace Millás con su libro Lo que sé de los hombrecillos.

El autor nos narra su experiencia con los hombrecillos en primera persona, unas figuras pequeñas formadas con su propia carne que le acompañan. Por supuesto, estos muñecos solo pueden ser vistos por Millás y acaban creando una conexión especial entre ambos cuando todo lo percibido por él lo siente el hombrecillo y viceversa, incluso el pensamiento pasa de un lado a otro y hablan gracias a la telepatía. Con el tiempo se vuelven inseparables y los hombrecillos comienzan a formar parte de su vida, tanto que el protagonista es capaz de utilizar los sentidos de los hombrecillos para ver, oler y sentir lo mismo que ellos en el mundo real y en el suyo.

Pero no todos los cambios son para mejor, las nuevas experiencias no tienen límite y las antiguas se dejan de lado sin querer. ¿Hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar por disfrutar de nuestros anhelos? Esta es la pregunta que se hace Millás para relatarnos su historia y que también nos hace reflexionar a nosotros como lectores. Claro que pasa por momentos con diálogos absurdos con la comedia por delante, pero no podemos vivir sin unos límites que nos marquen unas pautas dentro de nuestra vida.

Con todo, la novela tiene un lenguaje ágil que nos hace volar sobre las palabras mientras imaginamos la situación y la decadencia de los personajes. Además, los amantes del realismo mágico de Cortázar y Gabriel García Márquez agradecerán este pequeño homenaje, aunque quién sabe, quizás conozcamos a alguien vea esos hombrecillos revoloteando a su alrededor y sea la razón por la que vive sin ataduras.

Lo que sé de los hombrecillos es un libro que nos hará pasar buenos momentos pensando en la  libertad que tenemos para realizar miles de actividades y la moral que seguimos para organizar nuestra vida porque no es todo placer, sino un equilibrio entre el disfrute y las responsabilidades.

En algún momento, observando desde la puerta de la cocina la reunión académica, vi el abismo que me separaba de aquel mundo, del mundo en general, y me asombré de haber sido capaz no ya de sobrevivir, sino de medrar en él

Anuncios