La viuda

la-viuda-fiona-barton-portadaLa confianza, el amor, sentimientos que nos hacen exculpar a quien queremos. Hasta un límite. ¿Serías capaz de seguir manteniendo la fe en tu pareja después de saber la horrible verdad? Este es el punto del que parte Fiona Barton en La viuda.

Sinopsis

Si él hubiera hecho algo horrible, ella lo sabría. ¿O no?
Todos sabemos quién es él: el hombre que vimos en la portada de todos los periódicos acusado de un crimen terrible. Pero, ¿qué sabemos realmente de ella, de quien le sujeta el brazo en la escalera del juzgado, de la esposa que está a su lado?
El marido de Jean Taylor fue acusado y absuelto de un crimen terrible hace años. Cuando él fallece de forma repentina, Jean, la esposa perfecta que siempre le ha apoyado y creído en su inocencia, se convierte en la única persona que conoce la verdad. Pero ¿qué implicaciones tendría aceptar esa verdad? ¿Hasta dónde está dispuesta a llegar para que su vida siga teniendo sentido? Ahora que Jean puede ser ella misma, hay una decisión que tomar: ¿callar, mentir o actuar?

Opinión

Cuando salta la noticia en los medios de  comunicación de un asesinato o secuestro y la policía se jacta de saber quién es el culpable, todos los focos están puestos encima del susodicho/a. Los juicios de valor vuelan de un lado a otro, los insultos y las bravuconerías sobre el o la culpable se alzan en las tertulias radiofónicas y televisivas, en las columnas de los periódicos, en las cafeterías y hasta en los transportes públicos. Pero nunca nos fijamos en su acompañante. ¿Cuántas veces hemos visto una fotografía del supuesto asesino con su mujer al lado, la misma cara que le sigue a todas partes para apoyar su versión? Esto es lo que nos aclara Fiona Barton en el prólogo, su interés por la otra persona que forma parte, sin querer, del suceso. Y como periodista escribe un libro siguiendo unos patrones determinados.

El libro comienza con Jean en su casa, la reciente viuda. Su marido, Glen,  acaba de morir en un accidente y era el acusado del secuestro y asesinato de una niña pequeña llamada Bella ocurido hace cuatro años. Por este motivo, la familia tenía a los medios de comunicación encima todos los días y esa mañana se presenta una periodista para intentar entrevistar a la que podría resolver de una vez por todas el misterio.

La protagonista indiscutible es Jean, la viuda, cuyo marido acaba de morir por un accidente y estaba acusado de un crimen ocurrido hace cuatro años. Para contar su historia, la autora no sigue una línea del tiempo, sino que da saltos en el tiempo para explicar ciertos episodios y existen cuatro puntos de vista, el de la esposa y actual viuda contado en primera persona, y los contados en tercera por la periodista Kate, el inspector Bob Sparkes y la madre de la niña desaparecida. Con los distintos puntos de vista vamos conociendo poco a poco a los personajes y sabiendo el desarrollo de la investigación y de la historia de todos ellos, especialmente de la viuda.

Lo primero de todo es resaltar la originalidad del principio: al comienzo el lector tiene la sensación de conocer toda la trama y sin embargo no sabe nada. Otro punto a favor es que los personajes aparecen tan perfilados que parecen reales. Jean es una mujer que se casó joven con unas expectativas bajas, simplemente era guapa y no le importaba no ser lista porque vivía por y para Glen. Es débil y está subyugada por su marido, un hombre corriente y tranquilo que trabajaba en un banco, que tenía el orden y la perfección como principios primordiales. Glen es una persona fría que transmite intranquilidad a los de fuera por sus reacciones tan controladas y sus comentarios a Jean. Por su parte, la periodista encarna el periodismo más sensacionalista y sucio, no importan las personas sino la exclusiva que pueda dar a su periódico, mientras que el inspector es un hombre bonachón que acaba obsesionándose con el caso aunque la madre de la niña está más preocupada en salir en los medios y en ganar dinero con su campaña que en encontrar a su hija.

A pesar de algunas malas críticas que he leído, La viuda engancha desde el principio porque desde la primera página te preguntas qué ha pasado, quién lo ha hecho y cómo se llegó a eso y la autora sabe muy bien cómo separar la información para llegar al final con la mochila cargada de datos pero sin saber todavía la verdad. También es interesante leer la crítica tan directa a los medios de comunicación sensacionalistas que abogan por aprovechar cualquier detalle para seguir alargando la noticiaPor último y como curiosidad, Fiona Barton cubrió la desaparición que conmocionó a Inglaterra y a medio mundo, el de la niña Madeleine, y la descripción de Bella coincide con la desaparecida.

La viuda es un thriller que nos envuelve de manera incontrolable y que se basa en temas sensibles para la vida pública, un libro que ha sido comparado con el fenómeno de masas La chica del tren y no se equivocan; la verdad de la viuda llegará lejos

Tenía que guardar sus secretos además de los míos

Anuncios